lunes, 5 de marzo de 2012

Transferencia y medición de sólidos y líquidos

Un reactivo cristalino o en polvo se sacará de un frasco almacén por medio de un instrumento limpio y seco, con una espátula o con un cuchillo. Esto reducirá la posibilidad de introducir cualquier impureza en el reactivo almacén, no debe volverse al frasco ninguna porción de la misma. El reactivo sobrante puede contaminarse luego de haberse sacado del frasco. Al regresarlo al frasco nuevamente se pueden llevar impurezas al mismo.
Antes de sacar un reactivo del frasco se debe leer cuidadosamente la etiqueta para asegurarse que el reactivo es el determinado para lo que queremos realizar.
Para transferir una pequeña cantidad de reactivo, granulado o en polvo desde un frasco a otro recipiente, se utiliza generalmente una espátula seca y limpia.
Para transferir grandes cantidades se utiliza un trozo de papel limpio arrollado en forma de cono. El extremo mas estrecho se inserta en la abertuda del recipiente y se echa el reactivo sólido sobre la parte más ancha del cono. Así puede transferirse rápidamente una cantidad considerable de reactivo sólido con un mínimo de perdidas y sin contaminación.
Balanza
Las cantidades de sólidos y líquidos pueden medirse determinando sus masas (pesando). Aunque las balanzas de laboratorio difieren algo en su aspecto y detalle de operación, los principios básicos de manejo son similares.
Espátula

No hay comentarios:

Publicar un comentario